Páginas

martes, 24 de junio de 2014

No Pudo Ser

NO PUDO SER

¡Hola de nuevo!
Hoy saludo con más entusiasmo que nunca a pesar de que no llegué a Alcalá. No pudo ser.
Pero estos días han dado para mucho; es verdad que mi mente no ha estado en el teatro, pero ayer, jugarretas del pensamiento, que va por libre, mientras esperaba noticias en el hospital me acordé de un entremés de Cervantes, "La elección de los alcaldes de Daganzo", e inmediatamente me vino a la memoria Eduardo Mendoza y la novela que algunos de vosotros habéis leído este curso, "El laberinto de las aceitunas". No es que tengan nada que ver, pero tras comentar la crítica social que late en "El laberinto" (la ridiculización de los médicos, de los policías, de los empresarios corruptos) la asocié de inmediato a la crítica que Cervantes realiza al poder eclesiástico que se entromete en asuntos civiles, y al poder municipal de "sus alcaldes de Daganzo", que tan de moda sigue cuatro siglos después.
Ambos escritores se valen de recursos similares para tratar estos temas desde el humor y la ironía, a saber, la forma incorrecta de hablar, presentar como méritos para obtener un puesto habilidades que nada tienen que ver con el trabajo al que se aspira, la comicidad de los nombres que aportan una fresca ironía, Humillos, Algarroba, Jarrete, Rana, Panduro en Cervantes, y Pandora, Plutarquete, Pepito Purulencias, Ceregumio Lavaca, Cándida o el comisario Flores en Mendoza.
Ambas obras presentan situaciones disparatadas, ritmo ágil y dinámico y corrupción en determinados sectores de la sociedad.
Y mi pregunta, y es la que lanzo en el supuesto caso que alguien lo lea, es: ¿Podemos hablar de plagio en casos como éste? o es que sólo los grandes se atreven a aprender de los grandes con gran humildad.
Ojalá todos podamos seguir teniéndolos de maestros.

4 comentarios:

  1. No creo que sea plagio, de hecho yo diría que en el libro de El Quijote ya está todo escrito, por lo que todo trabajo que sea posterior, forzosamente tendrá que estar inspirado en él. Así que personalmente creo que son guiños de los autores modernos a sus grandes fuentes de inspiración. Hace poco comentaba Javier Marías que no es fácil leer a los grandes de la literatura cuando se está empezando a escribir, porque el efecto de su impecable narración podría mermar la moral del escritor novel en lugar de motivarle. De ahí salía la conclusión de que cuanto mejor escritor se es, más importantes serán tus referencias. (El hecho de que Marías siempre afirme que le encanta y se inspira mucho en los dramas de Shakespeare, le da a ese artículo cierto aire arrogante que, 1- no viene al caso y 2, no resta mérito a la sensacional narrativa del escritor de Los enamoramientos).
    El caso es que si Mendoza se ha inspirado en Cervantes, quiere decir que su escritura difícilmente podrá mejorar a partir de ahora, no por falta de talento, sino porque habría llegado a su máximo exponente al atreverse con el mejor escritor de todos los tiempos.
    Me apunto el libro en mi lista de lecturas pendientes, sobre todo después de haber reído sin parar con otro de la misma serie: La aventura del tocador de señoras.
    Saludos y gracias por los sensacionales aportes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus oportunos comentarios. Soy auténtica seguidora de Mendoza, tuve el honor de hablar con él y, además de genial escritor, pude comprobar que tiene un carácter genial. Estoy de acuerdo contigo en que la prosa de Marías es sensacional, también, creo, es algo arrogante, aunque casi siempre atina en sus quejas; es raro que tras leer un artículo suyo no muestre mi total acuerdo con lo que dice. Así que efectivamente estamos ante dos casos actuales que pasarán a la Historia con el adjetivo de universales. Hay que agradecérselo y, por supuesto, disfrutarlos.
      Buena suerte!

      Eliminar
  2. ¡Hola Beatriz!
    Nos tocó una sociedad fea pero, gracias a rincones como éste, se mantiene enhiesto el pendón de la belleza y la esperanza de que aquellas ideas juveniles de que caminaríamos hacia un mundo más justo y más bonito, todavía no están enterradas.
    Te adjunto un link que da fe de que todavía, personas realmente importantes, luchan en esa dirección. Además son personas del teatro ¡Larga vida al teatro!
    Gracias por tu trabajo, sigue adelante y no te preocupes, llegarás a Alcalá.

    http://cultura.elpais.com/cultura/2014/06/30/babelia/1404143717_426943.html

    ResponderEliminar
  3. No te preocupes, hay cosas más importantes que Alcalá (y conste que adoro la ciudad), ahora estoy inmersa en un proyecto dual que, si sale adelante será de lo más estimulante, así que ¡en eso estamos!
    He leído tu recomendación del teatro; la verdad es que impacta, de pronto, ver tanto grande del arte dramático, Me encanta Carmen Machi (en teatro es única y en otros apartados, pues la serie Aída no es lo mismo sin ella), y me gusta Aitana Sánchez Gijón. Considero que es un lujo José Luís Gómez (después de leer su discurso de entrada en la Real Academia lo admiro más), sin embargo ahora mismo no me habría atrevido a "trabajar con el miedo", aunque probablemente Andrés Lima tenga en su mano cómo evadirnos de él, pero se me fue la vista a la parte derecha de la página y un anuncio atrajo mi atención "Lloremos pero de risa" con Javier Rodríguez Marcos. También es bueno y sanísimo reír hasta que nos duelan las mandíbulas. Así que me lo apunto. Larga vida al teatro, y a la gente válida que, como tú, aportan algo bueno cada día. ¡Gracias!

    ResponderEliminar